Leucemia: Consideraciones teóricas y descripción de su etiología y patología desde la Ciencia Curativa Germánica

0
Antes de explicar qué cosa es la leucemia desde la perspectiva de la Ciencia Curativa Germánica, conviene acercarnos a la teoría dogmática de la oncología que trata de explicar el origen de esta “enfermedad” en donde, por cierto, no se toma en cuenta el cerebro, los huesos (salvo en su efecto por acción “metastásica”), la progresión evolutiva del embrión (pues la ontogenia recapitula la filogenia) y menos aún la “psique”; para ello, previamente, abordaremos los conceptos clásicos referidos a la hematopoyesis.
Durante el desarrollo, las células sanguíneas se producen en diferentes sitios. Inicialmente, el saco amniótico provee los eritrocitos transportadores de oxígeno y después se involucran varios sitios de producción intraembrionaria de células hemáticas. Estos sitios intraembrionarios se reclutan en orden secuencial, moviéndose desde el pliegue genital en el sitio donde la aorta, el tejido gonadal y el mesonefros están surgiendo hacia el hígado fetal y, luego en el segundo trimestre, hacia la médula ósea y el bazo. Conforme cambia la ubicación de las células madre, cambia también la abundancia relativa de las células que producen, con incremento progresivo en la complejidad de los tipos celulares, desde aquellos que tan solo transportan oxígeno, a las plaquetas que apoyan una vasculatura más compleja, a las células de inmunidad innata y, por último, a las células de inmunidad adaptativa. La proliferación de células madre permanece elevada, incluso en la médula ósea, hasta poco después del nacimiento, cuando parece declinar drásticamente. La médula ósea de casi todos los huesos produce eritrocitos hasta los 5 años de edad. Las médulas de los huesos largos, excepto las porciones proximales a los húmeros y las tibias, se hacen muy grasas y no producen más eritrocitos después de los 20 años. Más allá de esa edad, la mayoría de eritrocitos continúan produciéndose en la medula de los huesos membranosos como las vértebras, el esternón, las costillas y los iliacos. Incluso en esta los huesos, la médula ósea es menos productiva a medida que aumenta la edad. LAS CÉLULAS SANGUÍNEAS COMIENZAN SUS VIDAS en la médula ósea a partir de un solo tipo de célula llamado “célula precursora hematopoyética pluripotencial” de la cual derivan todas las células de la sangre. Las células pluripotenciales se dividen sucesivamente para formar diferentes células sanguíneas. A medida que estas células se reproducen, una pequeña parte de ellas permanece exactamente igual que las células pluripotenciales para formar las diferentes células sanguíneas.
Nota: Existen varios tipos de “Leucemia”, dentro de los diferentes sub tipos hemos tomado el caso de la “Leucemia mieloide” como entidad nosológica.
La leucemia “Mieloide” comienza con la producción cancerosa de células mielógenas jóvenes en la médula ósea y después se extiende por todo el cuerpo de manera que los leucocitos se producen en muchos tejidos extramedulares, en especial en los ganglios linfáticos, el bazo y el hígado.  El primer efecto de la leucemia es el crecimiento metastásico de las células leucémicas en zonas normales del cuerpo. Las células leucémicas de la médula ósea pueden reproducirse tanto que invaden el hueso vecino, lo que produce dolor y finalmente, una tendencia a la fractura ósea.
Casi todas las leucemias finalmente se diseminan al bazo, los ganglios linfáticos, el hígado y otras regiones vasculares sin importar que le origen de la leucemia sea la médula ósea o los ganglios linfáticos.
Finalmente, un efecto importante de la leucemia en el cuerpo es el uso excesivo de los sustratos metabólicos por las células cancerosas en crecimiento. Los tejidos leucémicos reproducen células nuevas tan rápidamente que se crean demandas tremendas sobre las reservas corporales de alimentos, aminoácidos específicos y vitaminas. En consecuencia, la energía del paciente se agota con rapidez y la utilización excesiva de aminoácidos por las células leucémicas provoca un deterioro especialmente rápido en los tejidos proteicos normales del cuerpo. Por tanto, mientras los tejidos leucémicos crecen, otros tejidos se debilitan. Cuando el agotamiento metabólico continua el tiempo suficiente, ese factor por sí solo basta para causar la muerte.
En su etiología, las causas de la leucemia mieloide están, como en caso de todas las neoplasias, asociadas a :
 1–Mutaciones celulares y en particular aquí, a la mutación del receptor intracelular “tirosina cinasa” (gen de fusión BCR-ABL con una frecuencia del 100% para la leucemia mieloide crónica, factor este que genera como consecuencia la activación de la cinasa constitutiva ABL)
2-Radiaciones
3-Exposición a sustancias químicas
4-Fármacos (antineoplásicos, “dicen”, después de 5 ó 6 años)
El tratamiento convencional:
a-Trasplante de médula (más la administración, luego del trasplante, del bloqueador de la cinasa “imatinib” que busca cortar la propagación de células cancerosas en la sangre.
b-Radiación (Más “ciclofosfamida”)
c-Quimioterapia (Busulfán)
Para todos los tipos de leucemia, el rasgo patológico general es el aumento incontrolable de la cantidad de glóbulos blancos “anómalos”, factor que impide que se produzcan glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos maduros (leucocitos) saludables. Entonces, se pueden presentar “síntomas” potencialmente mortales a medida que disminuyen las células sanguíneas normales.
Nota: Queremos advertir que no es posible entender la perspectiva de la nueva medicina germánica si consideramos los paradigmas establecidos en la oncología tradicional como punto de referencia. Ciertamente, primero es necesario conocer –y entender de ser el caso- que cosa son las 5 leyes biológicas, y más precisamente qué dice la segunda ley biológica sobre el particular.
La segunda ley biológica explica que cuando nuestro ritmo biológico de base (regulado por el sistema nervioso autónomo en simpaticotonía o vagotonía) es modificado por un suceso traumático, inesperado y que además esta persona no es capaz de compartir, provoca toda un serie de cambios fisiológicos que, en gran medida, se manifiestan de manera notoria cuando resolvemos el trauma, o el “Shock” biológico. Los síntomas neurovegetativos clásicos son inflamaciones, dolor, sueño, fatiga constante, Etc.
Para más información puede acceder aqui:

¿Cuál es el origen de la “Leucemia”?
En CCG, es la segunda fase de un programa biológico generado por un severo conflicto de autoestima, en términos biológicos “Autodevaluación” –fallar como persona, no estar a la altura de las circunstancias, considerarse una mala persona, un mal hijo, pareja, profesional Etc.-
Hace 30 años no había forma de demostrar como un  trauma o shock cognitivo generaba un impacto en la naturaleza biológica del ser humano, sin embargo en este momento es posible visualizar estos cambios orgánicos en primer lugar, si se tiene una idea clara de la interconexión cerebro-órgano (Y que el Dr. Hamer explica con eficiencia y sencillez al dar a conocer la cartografía cerebral de esta interconexión, más allá de que se sepa que la misma sólo está referida a los movimientos, sensaciones y percepciones del mundo externo) pues TODOS LOS ÓRGANOS del cuerpo tienen su correspondiente centro de control, o “relé” –relé viene de relay, centro de control, relevo-.
Para el caso del sistema esquelético (en embriología MESODERMO) el Dr. Hamer descubrió que la zona de la sustancia blanca cerebral controla parte del “trofismo” de estos órganos por lo tanto, son áreas debidamente conectadas entre sí.
Todo conflicto biológico genera una reacción cerebral, y la misma, pude visualizarse a través de una TAC sin medios de contraste. En el mismo lugar donde se originó la señal, luego de resuelto el conflicto, se podrá observar una mancha irregular –incluso se puede formar un tumor si el conflicto entró en el círculo vicioso de activarse/resolverse- la misma que también se puede visualizar con una TAC, TEM (incluso con medios de contraste) y hasta en una resonancia magnética, en algunos casos.
Esta evidencia no es tomada en cuenta por la oncología por el momento. La reacción en el cuerpo se  da en la forma de una “osteólisis” que a menudo, casi nadie lo nota. A partir de la “conflictolisis” es que se manifiestan los síntomas propios de la “Leucemia” (palabra derivada del griego “Leukós”/blanco y “Haima”/sangre)   que en general, están asociados a cada uno de los diferentes tipos de leucemia y que no necesariamente se generan por un CAD severo, sino también por conflictos de autodevaluación moderados (mieloide, linfática, monocítica) además de eritrocitemia, trombocitosis y al final del proceso, la “panpolicitemia”.
Etiología y patología de la fase de reparación por un CAD
1-Aumento de los vasos sanguíneos (previamente estrechados) de 3 a 5 veces del tamaño precedente.
2-Después de una a tres semanas, se verifica el aumento de los leucocitos, en su mayoría blastos (aquí se detecta la LEUCEMIA)
3-Después de otras 3 u 8 semanas (siempre en relación a la duración de la fase de actividad conflictiva y a la extensión de la osteólisis)  se aprecia aumento de los eritrocitos, hasta llegar a la eritremia.
4-Cansancio, delgadez, buen apetito
5-Formación del callo y dolores óseos (por dilatación del periostio)
6-Tendencia a hemorragias por los vasos dilatados y sangre muy diluida
7-Recalcificación de la zona osteolizada
-El nivel de leucocitos periféricos (más de 12,000) no tiene significado particular pues depende de la reacción individual. La leucemia es un síntoma de acompañamiento del cuadro hematológico periférico y el Dr. Hamer lo considera como “el síntoma más frecuente que se conoce en medicina”
Reglas de la leucemia
1-Toda fase leucémica es precedida por una fase leucopénica en la que se encuentran muy pocos glóbulos blancos
2-Durante esta fase el número absoluto de leucocitos normales siempre está en valores normales; el mayor número se da sobre todo por los denominados “blastos”, que son leucocitos no maduros
3-La fase leucopénica anterior a la leucémica es equivalente a la fase de conflicto activo de autodevaluación y en la esfera orgánica, a la “osteólisis”. Con la “conflictolisis” se vuelve a poner en actividad la “Hematopoyesis” de los leucocitos y de los eritrocitos, hasta ese momento “escasa” (1/3 semanas para los leucocitos y 3/8 semanas para los eritrocitos); a esto el Dr. Hamer denomina “retraso de la eritropoyesis”
4-La leucemia también puede darse por influencia radiactiva ( irradiación de la médula ósea)
5-Valores hemáticos:
-Hemoglobina, 5gr/dl (de un valor normal de 12.1 a 17.2 gr/dl)
-Eritrocitos, menos de 1.7 millones células/mcL (de un valor normal de 4.2 a 6.1 mcL)
-Leucocitos, menos de 1,500 mcL (de un valor normal de entre 4,500 a 11,000 mcL)
-Hematocrito, menos del 15% (de un valor normal de 36.1 a 50.3%)
6-Si se le añade un conflicto de “herida”, el conteo de plaquetas (de por sí bajo debido a la dilución) que debería estar en un rango de 50 a 70 mlc (cuando el rango normal es de 150 a 400 mlc) desciende a valores aun menores. Debido a la trombopenia, el paciente sangra fácilmente. Como al paciente se le obliga a una transfusión de sangre (y el cerebro no distingue entre una hemorragia y una transfusión real) entra en el círculo vicioso del sbs de “miedo a desangrarse” y la reacción cerebral de presentar figuradamente, una “hemorragia”
8-La “Quimioterapia” –si para mala suerte del paciente la sufre, aunque no es la primera opción en oncología- daña las células hematopoyéticas pluripotenciales y asimismo las gónadas sexuales y por ende, genera depresión en la producción de hormonas, quitándole energía y voluntad al paciente. Esta es una gran desventaja para el mismo ya que es muy difícil que esta persona recupere su autoestima con un nivel hormonal debilitado.
Errores de la hematología y la oncología convencional
*Los “blastos” no demuestran otras divisiones pues no se multiplican por mitosis celular,  sino más bien porque la célula pluripotencial está “degenerada” por causas genéticas, así los leucocitos, en número, estén presentes en las mismas cantidades en todo momento. ¿Por qué los “blastos” –las células “malévolas”-  aparecen entonces en grandes cantidades? Rpta. Porque son las células embrionarias que se encargan de regenerar las cavidades de la osteólisis precedente, durante la fase de conflicto activo, ver :
http://nuevamedicinagermanica.org/2016/08/05/osteolisis-metastasis-oseas-atrofia-de-los-huesos-descalcificacion-osea-osteoporosis-fracturas-espontaneas-reumatismo-articular-leucemia-parte-derecha-del-cuerpo/
*Los leucoblastos están desconectados del cerebro pues no hay conexión entre ellos y el sistema nervioso, ya que los mismos, literalmente, “nadan” en el plasma.
*Los “blastos” no pueden obstruir un vaso sanguíneo pues el mismo está dilatado al máximo.
*El excedente de “blastos” es inocuo y es metabolizado en el hígado
*Los blastos son células de la capa embrional “media” y además no tienen capacidad de regenerarse por sí solos.  Es imposible que una célula de estas características se “multiplique” dentro de un órgano de la capa interna (ejemplo la glándula hepática, del endodermo)
Consideraciones finales
a-Se puede generar una “anemia retardada” con leucemia al mismo tiempo, entre la conflictolisis y la normalización de la producción de eritrocitos, ya que aunque los mismos se producen desde la CL, numéricamente se vuelven importantes luego de la primera/tercera semana (pseudo anemia mecánica)
b-El “sarcoma de tejido conector” corresponde a la evolución leucémica sin alteración del cuadro hematológico
c-Los SBS del mesodermo nuevo se activan por CONFLICTOS DE AUTO DEVALUACIÓN (CAD) los mismos están diferenciados en tres niveles y afectan:
CAD débil/leve = Reducción vascular y del tejido conectivo
CAD menos fuerte/moderado = Necrosis de los linfonodos
CAD fuerte/severo = Osteólisis

 

Fuentes Consultadas

Longo, D.  (2010)  Harrison, Hematología y Oncología, Madrid: McGraw-Hill
Kumar, Abbas, Aster (2015) Robbins y Cotran, Patología estructural y funcional, Barcelona: ELSEVIER
Jhon E. Hall (2016) Guyton y Hall, Fisiología médica, Barcelona: ELSEVIER
Ryke Geerd Hamer (2013) Tabla científica de la Nueva Medicina
Ryke Geerd Hamer (1995) Testamento de una Nueva Medicina

 

COMPARTIR EN REDES.

Comments are closed.