Wini Villarreal, Perú

0

No más miedo al cáncer

Me diagnosticaron cáncer a la mama izquierda, ¿pueden imaginar el shock y miedo que sentí?  Lo que químicamente produjo agravar mi situación.

Un día de diciembre del 2013 salí de la ducha y observé mi cuerpo frente al espejo y pude percibir una hendidura en mi mama izquierda que me causó sorpresa , preocupación, duda y temor; presintiendo lo peor decidí postergar el hacerme análisis para así poder disfrutar mi viaje programado para esa Navidad y pasarla tranquila con mi hija y mi yerno; a principios de febrero 2014 me hice las pruebas necesarias para saber que tenía, mis resultados los obtuve a mediados del mes de febrero cuyo diagnóstico de la biopsia prescribía lo siguiente:  lesión expansiva profunda de contornos espiculados de 2 cmts de dimensión, localizada a 7 cms del pezón de la mama izquierda.  Carcinoma infiltrante de la mama izquierda variedad ductal sub tipo NS+/NOS (ordinario) grado: histológico intermedio (3-2-2).

Padecí los 12 cursos de Quimioterapia Neoadyuvante del 26 de marzo al 4 de setiembre del 2014.  El 17 de setiembre fui operada, pregunté a los doctores, los dos que me atendían, sobre la probabilidad de que vuelva el cáncer en la otra mama, y me dijeron que no podrían predecir pero que cabía la posibilidad ya que lo había tenido en la mama izquierda, fue entonces que determiné radicalmente hacerme la mastectomía de la mama derecha(extracción de la mama), pese a que no sufría ninguna lesión ni presentaba cuadro alguno de cáncer, no quería padecer la pesadilla nuevamente ni arrastrar a mi familia a la depresión.

Luego pasé a la fase de radioterapia, 25 sesiones a la mama y región axilo supraclavicular, dosis de 50G a ambas zonas.  Esto fue del 9 de octubre al 13 de noviembre del 2014.  Mi padre falleció el 8 de noviembre del 2014 de mieloma múltiple, sufrió conmigo el proceso.

Al retorno a mi centro de trabajo no quisieron reconocer mi contrato indefinido y me despidieron.  Fue entonces que empecé a recibir terapias complementarias, autoayudas, empezó mi búsqueda de sanación desde mis conflictos y todo lo que estaba cargando conmigo como si fuera una mochila de rocas pesadas y que tenía que ir soltando una a una porque no tenía aún la capacidad de hacerlo de una buena vez, recibí curso de meditación con el arte de vivir, Vipassana, Chi Kung, realizaba voluntariados en el hospital del niño y un nido.  Comencé a hurgar mi origen desde la concepción y analizar todos los acontecimientos que me marcaron e hicieron la persona que soy y lo que padecí, fue entonces que apareció en mi vida el gran conocimiento del Dr. Hamer quien me dio las respuestas a todas mis dudas y cuestionamientos que no comprendía, me devolvió la confianza en mi propia sanación.

Hice un curso introductorio que fue suficiente para darme cuenta de  lo que me pasó, muchos acontecimientos en mi vida fueron traumáticos desde que tuve 5, 7, años de edad, que hicieron que todas mis relaciones de pareja y con personas en general no hayan sido las mejores, mi amor propio estaba dañado totalmente y todo lo manifestado por el Dr. Hamer era lo que mi ser necesitaba escuchar, me sentí renacer y con ganas enormes de compartirlo y que el mensaje llegue a muchos y no sufran, y que pierdan el miedo.

Que se entienda que no hay nada malo en nuestro organismo, nuestro cuerpo es perfecto.  La NMG (Nueva Medicina Germánica) nos da la luz que esperamos y que sólo la industria farmacéutica tratará de callar porque le representa una amenaza a sus cuantiosas ganancias.

Tengo 52 años y me siento agradecida y sin miedo a las enfermedades, feliz de la bendecida vida que disfruto, feliz de tener una hija maravillosa, bondadosa y amorosa; y, ahora, aún descubriendo mi paraíso interior que me permite la  práctica de yoga, con mi nueva etapa de vida al máximo, para ser cada día mejor persona.

COMPARTIR EN REDES.

Comments are closed.