La “Melodía Arcaica”

0

Recuerdo muy bien el año 2004 (estaba realizando esfuerzos por entender  mejor la Nueva Medicina Germánica) pues al Dr. Hamer lo llevaron a prisión por segunda vez. Confieso que fue la primera vez –y la única- que dudé de este descubrimiento. Esta duda me costó llevar mis estudios a una mínima expresión, cosa que finalmente pude superar el año 2011 cuando decidí  profundizar en esta ciencia y casi paralelamente, a compartir impresiones con mis amigos y clientes, cuestión que a la larga se transformó en un deseo de difundir los descubrimientos del Dr. Hamer a sabiendas que despertaban un interés nulo en los profesionales de la salud de esa época. Después vino el primer seminario en Perú (año 2012) y esa ya es otra historia porque de un tiempo a esta parte, ya son cientos las personas que han tenido contacto con este saber por esta región de américa del sur.

Recuerdo esta situación con mucha sorpresa porque la encuentro muy similar a la que me toca vivir en este momento, luego de haber verificado ya, decenas de casos de mejoría en personas que seguían el proceso de convalecencia producto de programas biológicos “activados” por diversos sucesos conflictivos.  Hace un tiempo tuve constancia de la aparición de la MELODÍA ARCAICA que estaba considerada por el Dr. Hamer como un “pilar” de la, ahora llamada, Ciencia Curativa Germánica. Realmente no me sorprendió tanto, incluso cuando yo mismo estaba transitando diversos procesos y era ostensible que mi salud mejoraba luego de disfrutar de esta melodía.

Sin embargo, ahora tengo que compartir una reflexión con respecto a este APORTE por que la parte teórica es una cosa, y la evidencia, es otra completamente diferente. Aunque no dudé del concepto original (además en la naturaleza todo vibra bajo el patrón de la corriente del sonido) nuevamente, repito, estoy absolutamente impactado y la idea misma de una “cura” o “normotonía” para ser más precisos, así, de esa forma, simplemente nos deja anonadados.

Sabemos que las células están integradas por esta corriente del sonido y aquella célula que desafina en esencia, es reemplazada por otra y todo este proceso se va repitiendo desde los organismos más pequeños hasta los más complejos y estructurados. La naturaleza es como una orquesta sinfónica y todo lo que no mantiene el compás es cambiado. En realidad, en la naturaleza, todo lo que desafina es reemplazado. Ese es el ciclo vital de un ser, ni más ni menos.

Pero de ahí a que el propio Dr. Hamer resuma su concepto terapéutico a un simple sonido que imita la “melodía arcaica” (un sonido elemental que se asemejaría a un tipo de frecuencia vibratoria relacionada con la misma evolución) no solo contiene una lógica coherente: Es verdaderamente un concepto REVOLUCIONARIO en un amplio sentido de la palabra. Y sólo a personajes de la calidad y trascendencia del Dr. Hamer les es posible definir así estas cosas que a nosotros al inicio nos parecen superfluas y carentes de sentido.

El devenir de la Ciencia Curativa Germánica, inexorablemente, ha tomado otro rumbo. Y nos toma de sorpresa a todos los estudiantes porque esto era precisamente lo que estábamos esperando, pero de manera diferente: Esperábamos que el Dr. Hamer se manifestara de múltiples formas, que empezara a certificar a sus estudiantes, que marcara una pauta y nos iluminara con el camino correcto que esta medicina sagrada debía seguir, que viajara, que abriera una clínica, Etc. No, el Dr. Hamer está dejando su huella impresa y marca el camino a los entusiastas y a los que no lo son tanto.  Porque hace años las 5 leyes biológicas eran de la naturaleza y eso nadie lo discutía, ni los fanáticos de Hamer; pero ahora, nos deja otra cosa sensacional y aunque sigue siendo de la naturaleza –el Dr. Hamer no inventa nada, sino simplemente, expresa con sus conceptos de investigador  la “inexorabilidad natural” antes que muchos- es claro y patente que de aquí en adelante, jamás, nadie, pondrá en tela de juicio la influencia que este inigualable ser humano ejerce en la vida y en la naturaleza, en las 5 leyes biológicas y ahora, en la SANACIÓN DE LA HUMANIDAD.

El Dr. Hamer ahora juega a ser “mago”: ¿Y la nueva medicina germánica no fue eso, algo demasiado bueno para ser verdad?

Los detractores y enemigos de Hamer –sobre todo aquellos que lo traicionaron, acusándolo de impedir que la nueva medicina se siga difundiendo- tienen una difícil tarea desde ya. ¿Qué dirán ahora, que “estadísticamente” no hay aportes sustanciales ni efectividad en los “procesos”?  ¿Alguien pensará y afirmará que la “Germánica” no ofrece terapia? ¿Seguirán diciendo que Hamer ya no se dedica a la difusión sino que se encuentra enclaustrado en algún remoto lugar del planeta?

Nuestra tarea de difusión se hace más objetiva y no nos confundamos, no se hace más fácil sino por el contrario, es de mayor responsabilidad pues no se trata meramente de decirle a la gente que “te vas a curar escuchando esto” pues a la larga eso mas bien SÍ puede desacreditar y verdaderamente impedir que se siga expandiendo el conocimiento.  Con todas las herramientas a nuestra disposición ya no hay excusas.  Ya no será necesario  mezclar ideas ni conceptos que claramente podían resultar antagónicos. Ahora de verdad la “Ciencia Curativa Germánica” está completa.  Y los “imitadores” de esta ciencia la tienen más difícil ya que también tendrán que ofrecer un sistema terapéutico simple y efectivo, tal cual lo propone actualmente la Ciencia Curativa Germánica.

El Dr. Hamer quitó el velo a lo oculto y no hay excusas: ya sabemos el camino a recorrer.

COMPARTIR EN REDES.

Comments are closed.