El paro cardiaco se origina en el cerebro

0

Una prueba más de la ignorancia y el extravío en el que se encuentra la medicina convencional, la podemos evidenciar a la hora de analizar bajo la lupa oficial, qué cosa es una enfermedad cardiovascular, y qué es lo que está originando la mayor cantidad de decesos en el mundo (más de 18 millones anualmente, casi el doble que el cáncer)
Aquí por lo menos no apreciamos el genocidio que vemos con el cáncer, mas bien lo que podemos visualizar es una ignorancia total en la práctica de la medicina. Desconocimiento producto del orgullo, de la arrogancia, de una incomprensión total de los fundamentos básicos de la sanación y un lamentable desdén por todas las personas que hacen posible que exista la medicina: Los enfermos, y más aún, las personas que fallecieron y dejaron una enseñanza a los médicos. Los médicos o mejor dicho, los ignorantes de las batas blancas al faltarle el respeto a los pacientes y a los muertos acentúan el cinismo al no tomar en cuenta que sus conocimientos se forman sobre la base de las vivencias de aquellos que les dan de comer. La medicina de oriente, aunque alejada de la rigurosidad científica, al menos considera clave este aspecto; por ello en muchos casos es mucho más efectiva que nuestra mal llamada CIENCIA MÉDICA.
Que una persona sepa diseccionar y manipular con diversos aparatos el tejido humano no le da derecho a sentirse superior a nadie. Mientras sigan condenando al ostracismo el mensaje de la madre naturaleza, estos y otros adelantos no servirán de nada y aun por el contrario, serán inconvenientes añadidos a la coyuntura en sanidad que por estos tiempos está llegando a una lamentable situación.
Si alguien utiliza el buscador para saber de qué se trata un infarto cardiaco, se encuentra con varias teorías que a la luz de la CIENCIA CURATIVA GERMÁNICA resultan ser una clara muestra de ello; varias definiciones que desde todo punto de vista son “hipotéticas”, dando como resultado que la terapia actual que ofrece el sistema convencional de salud es incoherente. En primer lugar –y como en casi la mayoría de casos- tenemos que tomar en cuenta que el “Síndrome de Túbulos Colectores Renales” (1) (como verán es necesario estudiar la CIENCIA CURATIVA) origina una “amplificación” de los síntomas propios de un programa biológico (2) –por la retención de líquidos los órganos y el relé (3) con el Foco de Hamer (4) se llenan de más líquido-, quiere decir que ante todo, a un paciente con cualquier tipo de afección cardiaca se le tiene que ofrecer un clima y atención que le proporcione la sensación de “seguridad”. Segundo punto, sabemos que  los pacientes internados en el hospital tienen que sobrellevar la fleboclisis protocolar, la misma que deriva en el “encharcado” -jerga médica para definir precisamente esta condición, literalmente al paciente se lo “inunda” con sueros, nutrientes, sales minerales, azúcar, Etc-, procedimiento que no hace otra cosa que AGRAVAR LOS SÍNTOMAS; los órganos y sobre todo el cerebro, y más precisamente una zona específica de la corteza cerebral comprometida, en el edema de reparación, se agranda, amplifica. Crece. Por lo tanto, el proceso “epileptoide” (5) tiene que ser, necesariamente, más intenso es decir, que el paciente se enfrenta a una CRISIS MÁS ACENTUADA.
Para la CCG la falta de coherencia y las hipótesis cesan cuando se trata de definir esta MATERIA, DESCONOCIDA PARA LA CARDIOLOGÍA MODERNA.
Dentro de las enfermedades cardiovasculares existen dos condiciones que merecen especial atención y es preciso diferenciar:

A-PRIMERO TENEMOS EL INFARTO DE “ARTERIAS CORONARIAS”, este se da durante la vagotonía (5), en el punto más bajo de la etapa “exudativa” (6) y en EPICRISIS. Los síntomas son: pánico exacerbado, aceleración del ritmo cardiaco, sudoración fría, dolor intenso a la altura del corazón, falta de aire, Etc.
Este infarto responde a un conflicto resuelto de “pérdida territorial”(7) –o algún contenido de este-, el mismo se verifica siempre que el conflicto ha durado más de tres meses. Lo normal es que todos los pacientes que han tenido esta condición, y ante un conflicto de menos de 9 meses, se salven. Pero es posible que esto no sea así dadas las actuales condiciones hospitalarias, ya que el cese de las función cardiaca se da por un CORTE ELÉCTRICO EN EL CEREBRO, y no por el “supuesto taponamiento arterial” –que la medicina mantiene como dogma- que -como hemos visto- se complica con la actual atención para esta condición de salud, que agranda el edema cerebral innecesariamente. Si YA el organismo tiene que esforzarse mucho para drenar el edema, con el agrandamiento esto se complica más, se vuelve más difícil. Asimismo, la administración de cortisona o la aplicación de vendas humedecidas en la cabeza no forman parte de los protocolos médicos, aunque la mencionada asistencia sería fundamental para ayudar al paciente.

B- INFARTO DE MIOCARDIO: Este responde a un conflicto de mucho stress, una situación desbordante, insostenible y este se verifica por algún conflicto relacionado a los hijos, la madre o la pareja. A veces hay padres que sufren este conflicto a partir de la tremenda preocupación que significa tener a algún hijo grave en el hospital, o ante un serio problema financiero, ante una situación de impotencia con la pareja.
El infarto de miocardio se da durante la etapa de conflicto resuelto, pues aquí lo que apreciamos es el movimiento epiléptico del músculo cardiaco durante la epicrisis. Los síntomas que podemos visualizar son: Calambres, convulsiones, excesiva sudoración –diaforesis-. Si durante la etapa de conflicto activo, el músculo cardiaco se rompe, es probable que se origine un “taponamiento cardiaco” que altera el funcionamiento del corazón –compresión del corazón, falta de bombeo-dando como resultado la parada del mismo.
En la industria médica se hacen negocios aun sabiendo que los enfermos jamás se salvarán. Se juega con el desconocimiento de la gente. Con sus miedos. Con sus esperanzas. Los sistemas centralizados de salud que no se adapten a los conocimientos de vanguardia en relación a la biología y a la medicina terminarán desapareciendo. El cambio y una nueva era en la medicina está lejos aún, pero ya es posible verlo en el horizonte. Ya no es exclusivo de nuestros ideales personales. Aparece ya como una inexorable realidad.

(1) “Síndrome” en NUEVA MEDICINA GERMÁNICA está referido a una serie de condiciones médicas en la que el paciente manifiesta un agravamiento de su estado de salud. En todos los casos, el programa de RETENCIÓN DE LÍQUIDOS, -por un conflicto de “abandono” cuando está en plena actividad, origina esta situación.

(2) Un “programa biológico” está constituido por toda la historia evolutiva de un órgano que se manifiesta biológicamente en la forma de una función específica para la supervivencia del ser. Un programa biológico puede “activarse” cuando un conflicto afecta al ser y le impíde ejecutar una necesidad de subsistencia. Normalmente estos “programas biológicos” hacen que el órgano acreciente o amplifique su función con el objetivo de ayudar al organismo afectado a RESOLVER SU CONFLICTO, ejemplo: Si un ciervo entra en conflicto de “morir de hambre” -por que hay una sequía en su territorio y las plantas y arbustos están desapareciendo- se activa el programa biológico que acrecienta la función del hígado -para asimilar hasta la más mínima cantidad de nutrientes, de la poca comida que este animal pueda conseguir-. De la misma forma, si a una persona le dicen que “se quedó sin trabajo”, sucederá lo mismo, y el cambio biológico se traduce en la forma de un “adenocarcinoma hepático” -que en modo alguno es malo para esa persona- que hace lo mismo. Hay que considerar que nuestra necesidad biológica va más allá de nuestro intelecto e ignora nuestros adelantos tecnológicos, llámese frigideres o lugares donde se puede almacenar comida.

(3) Relé o “relay” es una zona de control eléctrica en el cerebro. La cartografía de los diferentes centros de control cerebrales ha sido producto de 30 años de estudio y comprobación de los más de 60,000 casos que vio el Dr. Hamer. Una zona específica del cerebro tiene que ver con el control de un órgano en particular por ejemplo, los “reles” del control de la mayoría de órganos de la función “digestiva” se encuentran en la zona del “tallo cerebral”.

(4) “Foco de Hamer” es una señal cerebral visible mediante una prueba radiológica (tomografía axial computarizada, tomografía espiral multicorte, Etc.) que indica un IMPACTO CONFLICTIVO en la zona del cerebro que controla la función de un órgano en especial. Puede tener la forma de una “diana” -como un tiro al blanco, con círculos concéntricos uno alrededor de otro- cuando el conflicto está en pleno desarrollo, o en la forma de un “mancha” cuando el conflicto se ha resuelto.

(5) “Crisis epileptoide” es lo mismo que decir “epicrisis”, que es una reacción orgánica que busca drenar el líquido acumulado en zonas específicas del cerebro y órgano, luego de haberse resuelto el conflicto. Es un movimiento tónico-clónico nervioso que a veces, origina síntomas que son considerados “nocivos” -hipertensión, cefaleas,  dolores, hemorragias, Etc.- pero que vistos desde otro punto de vista, marcan el inicio de una verdadera etapa de “reparación” del cuerpo, expuesto a una situación conflictiva previa.

(6) “Etapa Exudativa” -o primera etapa de curación-es la primera parte del proceso parasimpaticotónico esto es, la etapa posterior a la “solución de un conflicto”. Decimos “primera parte” pues luego, en otra parte del proceso, acontece otro tipo de proceso curativo, más benigno pero a la vez más prolongado. Esta etapa está caracterizada por agudos procesos infecciosos y febriles -cuando el conflicto ha sido muy duradero e intenso- Esta etapa concluye con el advenimiento de la “epicrisis”.

(7) “Conflicto de pérdida territorial” es una situación en donde el “territorio” -la zona de influencia de un ser- es gravemente amenazado o arrebatado por otro (que una mujer pierda a su marido por influencia de otra) o por una circunstancia (que a un jefe lo saquen del trabajo). En ambos casos se activa un programa biológico que provoca una ulceración en las venas o arterias coronarias. En ambos casos, el programa es beneficioso por que permite la dilatación de las arterias o venas, conllevando a una mayor cantidad de sangre bombeando el corazón. Este cambio biológico le da mayor fortaleza al hombre, mujer o animal que ha perdido su terririo para que así, pueda enfrentarse al enemigo y optar por su recuperación.

 

 

COMPARTIR EN REDES.

Comments are closed.